Quinta, 5 Abril, 2018 - 11:31

Aumenta la presencia de jabalíes en zonas pobladas

Las zonas urbanas están sufriendo el aumento de la población de jabalíes en nuestro país y la preocupación por parte de los vecinos crece por la peligrosidad de estos animales por sus calles.

Redacción | El aumento del jabalí y su expansión está teniendo repercusiones notables debido a su numerosa presencia en zonas pobladas y espacios urbanos. Una especie que se reproduce con rapidez y que está teniendo consecuencias en poblaciones como es el caso de Santa Marta de Tormes, en Salamanca, y en Olivares, en la provincia de Oviedo.

En el caso de la población salmantina, durante la madrugada del pasado lunes, algunos vecinos pudieron observar desde sus ventanas cómo un jabalí de gran tamaño corría por las calles del centro de la localidad.

La desorientación del animal es observable en los vídeos colgados por los vecinos que pudieron ver al omnívoro transitar las calles de su pequeña población. Este hecho es consecuencia de la expansión del jabalí y del crecimiento de sus poblaciones.

Aparte del caso de la localidad salmantina, en otro vídeo se puede observar la presencia de una jabalina junto a sus rayones en pleno campo de gol de San Cugat del Vallés. El animal ha hecho una baña en el césped y se revuelca plácidamente delante de las personas que observan atónitos. «Está más contento que un marrano en un charco», comenta el vecino que graba el vídeo mientras disfrutaba de una jornada de golf.

El considerable aumento de las poblaciones de esta especie tiene como consecuencia que cada vez sea mayor el número de jabalíes que se aproximan a zonas urbanas, con el consiguiente peligro que ello conlleva para los vecinos y coches que circulan por ellas.

Pero Santa Marta de Tormes no es el único caso que se ha dado estos días. En Olivares, provincia de Oviedo, ha ocurrido algo similar.

Una de las soluciones que proponen los organismos encargados de controlar la superpoblación de jabalíes es el aumento de la práctica de la caza sobre esta especie. La caza es la única actividad que puede gestionar y controlar el exceso de poblaciones de este omnívoro que, por lo que observamos hoy en día, está fuera de control.

«Nos tienen abrasadas las fincas»

En el caso del municipio ovetense de Olivares, los vecinos comienzan a estar acostumbrados a la presencia de jabalíes por las calles del pueblo. Ya son varios años en los que cada vez, con más asiduidad, se vive la presencia de jabalíes por esta localidad, poniendo en peligro a conductores y viandantes.

Estos animales llegan a las urbes con el fin de buscar comida pero con grandes consecuencias, como el destrozo de fincas privadas.

«Nos tienen abrasadas las fincas», cuenta Teresa Muñiz, vecina de Olivares y afectada por la situación. Asegura que ha llamado incontables veces a la Consejería de Desarrollo Rural sin obtener ningún tipo de solución. «Cuando les llamo se acercan a la zona pero no hacen absolutamente nada». La preocupación e intranquilidad les está llevando a cerrarlas con pastores eléctricos para poder disuadirlos.

La preocupación por parte de los vecinos afectados por la presencia de estos animales es notoria ya que son muchos los afectados por los destrozos generados por los jabalíes en sus fincas.

Invasión de jabalíes en Barcelona

Barcelona también es una ciudad afectada por la presencia de jabalíes. Una investigación llevada a cabo por la Universidad Autónoma de Barcelona, en colaboración con la Universidad de Aveiro (Portugal), ha analizado 3.148 presencias de jabalíes desde 2010 hasta 2014 en el área urbana de Barcelona para identificar las variables relacionadas con esta invasión.

Factores como la cercanía del hábitat natural del jabalí, en concreto en la ciudad de Barcelona, los recursos alimenticios que pueden encontrar (comida de gato) en las zonas pobladas y el propio clima, hacen que aumente considerablemente la presencia de jabalíes en zonas habitadas, generando así un peligro tanto para transeúntes como para los conductores.

4 abril, 2018 • Noticias de caza

Acesso Restrito

Necessita registar-se para visualizar os anexos