Quinta, 9 Maio, 2019 - 10:15

Un cazador graba la agonía de un joven macho montés por sarna en Ronda

“Hoy he llorado de pena y de impotencia”, reconoce el cazador que desolado, tuvo que asistir a la agonía y estertores finales de un joven macho montés, comido y podrido por la sarna en plena sierra de Ronda.

Lo estamos denunciando y lo seguiremos denunciando, porque la sarna es una enfermedad que está azotando las poblaciones silvestres de muchas especies a lo largo de todo el territorio nacional y a la que las administraciones, le han dado la espalda. Además no se trata de una muerte rápida, sino de una agonía y sufrimiento extremos como se puede ver en el vídeo más abajo en la noticia.

Un cazador español durante una jornada de rececho en Ronda, tuvo la mala fortuna de encontrarse con la desagradable y desoladora escena. Un joven macho montés, infectado de sarna y con la carne podrida y desgarrada por la enfermedad, apenas podía moverse postrado en el suelo, en una lenta agonía que pondría fin a su vida. “Hoy he llorado de pena y de impotencia, un animal no merece morir así”, publicaba Jose Antonio Bernal Benitez en su Facebook, junto al lastimoso vídeo que tuvo que grabar, para poder denunciar y hacer visible la realidad de una situación que está masacrando poblaciones enteras de esta y otras especies.

“Y así mueren día tras día. Esto solo es un simple video de lo que ocurre en nuestros montes, y como amante de los animales y cazador, hago lo que puedo, pero no tenemos recursos suficientes”, confiesa Jose Antonio destrozado, algo comprensible viendo la crudeza de las imágenes que comparte. La sarna es una enfermedad que si se controla y las administraciones toman medidas al respecto, se puede parar, evitando la catástrofe que se produce cuando no hay acciones para frenarla. Es necesario entregar permisos especiales que permitan abatir los ejemplares contagiados, que luego deberán ser quemados y enterrados para que no se siga propagando la enfermedad como la peste.

El principal problema de la sarna (amén de la extremada crueldad de la muerte que provoca), es la facilidad para su contagio. Basta con que un animal infectado roce una planta, para que el siguiente que pase por ella se contagie. Por eso hay que actuar, hay que intervenir y las administraciones, tienen que abrir los ojos a la realidad para evitar que desaparezcan poblaciones enteras entre las garras de esta tortuosa enfermedad.

Alerta máxima por sarna en toda España

Enviado por Lucía Rubio Martos el 7 Mayo 2019 en

CAZA MAYOR

Acesso Restrito

Necessita registar-se para visualizar os anexos